Martes, 30 de abril de 2019 (Washington, DC) – Al recalcar el interés del gobernador Ricardo Rosselló para permitir igual acceso de Puerto Rico a las fuentes de energía de gas natural disponibles en Estados Unidos, y así permitir  un robusto desarrollo económico, el secretario de Estado, Luis G. Rivera Marín, abogó por la otorgación de la exención parcial a la Ley Jones o Ley de Cabotaje sobre la Isla sobre el acceso al gas natural.

Ante el foro “Unnatural Disaster: Assessing the Jones Act’s Impact on Puerto Rico” en el CATO Institute, en Washington, DC., Rivera Marín se refirió a la petición para que se apruebe la exención de la Ley Jones para permitir que el gas licuado sea importado en buques de matrícula extranjera. Actualmente la ley exige que los buques que transportan mercancías a nivel nacional sean de tripulación estadounidense, de bandera estadounidense, y de fabricación estadounidense.

“Estudios recientes han evaluado el costo económico de la ley y hemos discutido las implicaciones de la solicitud. Confíamos en que permitirán a que tengamos acceso al gas natural licuado a través de otros transportes para que el desarrollo económico, a través de todos los sectores e industrias, puedan fortalecerse aún más. Puerto Rico está recuperándose, pero necesitamos el acceso al gas natural en este proceso de transformación hacia un sistema de energía más robusto y  resiliente, y eso lo hemos elevado al Departamento de la Defensa y al Departamento de Homeland Security. Esta petición está alineada con La ley de Política Pública Energética firmada recientemente por el Gobernador Rosselló, donde transicionamos a energía más limpia y eficiente para así combatir el calentamiento global con una huella de carbón más baja”, expresó el Secretario.

CATO Institute es una organización de investigación de políticas públicas, dedicado a los principios de libertad individual, gobierno limitado y mercados libres. Sus académicos y analistas realizan investigaciones independientes y no partidistas sobre una amplia gama de temas de políticas públicas.

“Alineados con la política pública de los Estados Unidos relacionada a la independencia energética de la Nación, necesitamos de esta exención para atender nuestras prioridades  de hacer de nuestro sistema de energía uno que responda a las necesidades de nuestro pueblo.  Nuestra recuperación y transformación están en buen ritmo y el paso y el acceso hacia la energía natural es parte de ese proceso”, concluyó Rivera Marín.